11 SEMANAS, 23 HORAS, 59 MINUTOS 
ABORTO CLANDESTINO EN ARGENTINA / FOTOGRAFIASDE GUADALUPE GÓMEZ VERDI, LISA FRANZ Y LÉA MEURICE


9 de agosto al 8 de septiembre 2013
 
 

11 SEMANAS, 23 HORAS, 59 MINUTOS ABORTO CLANDESTINO EN ARGENTINA

Somos tres jóvenes fotógrafas que elegimos vivir en Argentina, de tres nacionalidades distintas (argentina, alemana y francesa), con edades diferentes, cada una educada y socializada según el lugar donde creció.

Iniciamos este trabajo con la búsqueda de comprender las razones de por qué, en Argentina, el aborto, en el siglo XXI, sigue siendo un tema tabú e ilegal, donde el derecho a decidir sobre el cuerpo de una misma está aún cuestionado.

En el encuentro entre dos continentes, la realidad argentina nos confronta con nuestra propia visión de la mujer. Nos es difícil entender que, en países como Argentina, la mujer no haya conquistado libertades que la coloque en un terreno de igualdad y autonomía, cuando en Francia y Alemania la emancipación de la mujer se inició hace cuatro décadas y el aborto es legal.

Con este proyecto fotográfico queremos sacar historias y realidades a la luz, exponer y mostrar luchas y testimonios de mujeres y hombres que han experimentado al menos un aborto en su vida. Más allá de cualquier posición política, religiosa y cultural, queremos abrazar el derecho al aborto legal creyendo profundamente en la libertad de cada individuo.

Guadalupe Gómez Verdi, Lisa Franz, Léa Meurice

 

Libertad / Freiheit / Liberté
Legalidad / Legalität / Légalité
Seguridad / Sicherheit / Sécurité

El acceso al aborto es un derecho humano

 


 

Dr. Germán Cardoso
Miembro del Grupo Médico argentino por el derecho a decidir de la mujer en situación de un embarazo no deseado

"El tema de la decisión pasa por ella. Ella tiene una decisión sobre su cuerpo, sobre su futuro, sobre su vida, ella puede decidir el tema de la familia, decir bueno, estoy sola, tengo dos hijos y no puedo con más, apenas puedo con dos hijos, estoy embarazada y decido no seguir adelante."

Eluney
2012. Interrupción voluntaria de embarazo a los 21 años. Aborto con pastillas.
Acompañamiento de La Revuelta.

"Mi mayor miedo era que no funccionara (...) Cuando me acostaron me ataron las manos, ahí me largué a llorar más todavía. Y el tipo me dijo que iba a durar 20 minutos. No me explicaron nada."

Mara F.
2002. Interrupción voluntaria de embarazo a los 21 años. Aborto quirúrgico.

"Yo estaba siempre esperando que él lograra contactar a alguien y obtener la información. La cuestión es que se fue demorando, hasta que pasó un montón de tiempo, y yo tuve que hablar con mi mamá porque ya estaba de casi tres meses."

"La familia de él le decía que me denunciara para que yo no abortara."

Camila
2007. Interrupción voluntaria de embarazo a los 21 años. Aborto quirúrgico.

"Mi preocupación siempre con eso pasaba por el lado de que yo era consciente de que no había lugar que te cuidara a vos. Todo era tan ilegal que no quería exponerme a una situación en la que pudiera hasta morirme."

Sonia Sánchez
5 interrupciones voluntarias de embarazo.
Abortos con pastillas.

"¿Sabés por qué me hice los abortos? Yo nunca tuve un fiolo hombre o una fiola mujer. El Estado fue el fiolo para mí, el hambre, la falta de educación, de trabajo. No fue un hombre, fue el hambre, vivir cinco meses en Plaza Once, lo que me prostituyó."

"Yo, cuando me hacía el aborto, era porque me quería sacar eso porque no sabía, yo no quería tener un hijo de quien no sabía quién era el padre. Sentía que era una cosa impuesta (...) Nunca lo sentí como un hijo. Nunca. Yo tenía que sacarme esa violencia que me estaban metiendo dentro. El haberme quedado preñada era más violento todavía, era una violencia más fuerte."

 
 
 

Amnistía Internacional (AI) es un movimiento global de más de 3 millones de simpatizantes, miembros y activistas en más de 150 países y territorios que hacen campaña para poner fin a los graves abusos contra los derechos humanos.

AI fue fundada en 1961 por Peter Benenson. Este abogado británico leyó un día en la prensa que unos estudiantes portugueses habían sido encarcelados por brindar a favor de la libertad en su país. Este hecho fue el catalizador que lo llevó a publicar el artículo "Los presos olvidados" en The Observer, donde instaba a personas de todo el mundo a actuar para liberar a los seis reclusos que denominó "presos de conciencia": personas encarceladas por sus convicciones políticas, religiosas u otros motivos de conciencia, que no habían recurrido a la violencia ni propugnado su uso.

Más de un millar de lectores participaron en esa acción. Quizá sin darse cuenta, Benenson había dado forma a un tipo de activismo en la lucha contra la injusticia: la acción de personas anónimas a favor de otras personas víctimas de violaciones de los derechos humanos. Lo que empezó como un acto puntual, pronto se transformó en un movimiento internacional de carácter permanente.

Los esfuerzos del movimiento fueron reconocidos con el premio Nobel de la Paz en 1977 y el Premio de DDHH de la ONU en 1978.

En sus más de 50 años, AI fue creciendo y ampliando su foco de atención a víctimas de otros abusos de derechos humanos, como la tortura, pena de muerte, desapariciones forzadas, acceso a derechos económicos, sociales y culturales, los derechos de las mujeres, los pueblos originarios, la diversidad sexual y el trabajo a favor de personas refugiadas y migrantes.

AI llega a la Argentina en 1976, en plena dictadura militar, con una misión para documentar y denunciar la situación. En 1979 publica una lista de 2.665 casos de personas desaparecidas. En la década de 1980 se inaugura la Sección Argentina y desde entonces trabaja incansablemente por la defensa de los derechos humanos.

 

Mara C.
2012. Interrupción voluntaria de embarazo a los 23 años. Aborto con pastillas. Acompañamiento de La Revuelta.

"Estuve dos meses embarazada y estuve viniendo a apalear todos los días, a sacar tierra, escombros. Venía acá a apalear y era descargar un montón de mala onda y de preocupación."

Pedro
2012. Acompañamiento en la interrupción voluntaria de embarazo a los 24 años. Aborto con pastillas.

"Vos no podés ir a una maternidad y decir quiero abortar, porque te van a ver como un delincuente. Si querés abortar sos delincuente. Sin el manual hubiésemos estado en el horno."